Inicio Meditación Diaria Juan 8,1-11

Juan 8,1-11

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan-8,1-11

Evangelio según San Juan 8,1-11.

Jesús fue al monte de los Olivos.
Al amanecer volvió al Templo, y todo el pueblo acudía a él. Entonces se sentó y comenzó a enseñarles.
Los escribas y los fariseos le trajeron a una mujer que había sido sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio de todos,
dijeron a Jesús: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio.
Moisés, en la Ley, nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres. Y tú, ¿qué dices?».
Decían esto para ponerlo a prueba, a fin de poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, comenzó a escribir en el suelo con el dedo.
Como insistían, se enderezó y les dijo: «El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra».
E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo.
Al oír estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los más ancianos. Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí,
e incorporándose, le preguntó: «Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Alguien te ha condenado?».
Ella le respondió: «Nadie, Señor». «Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

El perdón da dignidad.

1) Le llevaron: Es la actitud que podemos tener vos y yo ante los demás. De señalar, andar controlando la vida de los otros, marcando con el dedo iñíndice dicendo quién va y quién no. Llevan a esta mujer sorprendida en su pecado; a cuántos vos sorprendes, pero capaz que aún a vos no te sorprendieron…. recordá que todos somos pecadores y todos en este mundo tenemos debilidades, pensalo antes de señalar.

2) Escribía en el piso: Según san Agustin, dirá que Jesus escribía los pecados de los que la juzgaban en el piso, por eso se van. Hoy Jesús quiere recordarte que antes de juzgar a tus hermanos él también sabe tus miserias y que sin embargo te sigue perdondando, porque el perdón es la clave de su poder, es un Dios que perdona y ama. Vos mira antes tus errores antes de juzgar a tu hermano.

3) Yo tampoco: Jesús no la condena, eso bastó para que esta mujer la siga durante toda su vida. El sentirse tocado y perdonado por Dios puede cambiar a una persona para toda su vida. Espero que esta Cuaresma no pase en vano.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio
Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: