Inicio Meditación Diaria Mateo 26,14-25

Mateo 26,14-25

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo-26,14-25

Evangelio según San Mateo 26,14-25.

Uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a ver a los sumos sacerdotes
y les dijo: «¿Cuánto me darán si se lo entrego?». Y resolvieron darle treinta monedas de plata.
Desde ese momento, Judas buscaba una ocasión favorable para entregarlo.
El primer día de los Acimos, los discípulos fueron a preguntar a Jesús: «¿Dónde quieres que te preparemos la comida pascual?».
El respondió: «Vayan a la ciudad, a la casa de tal persona, y díganle: ‘El Maestro dice: Se acerca mi hora, voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos'».
Ellos hicieron como Jesús les había ordenado y prepararon la Pascua.
Al atardecer, estaba a la mesa con los Doce
y, mientras comían, Jesús les dijo: «Les aseguro que uno de ustedes me entregará».
Profundamente apenados, ellos empezaron a preguntarle uno por uno: «¿Seré yo, Señor?».
El respondió: «El que acaba de servirse de la misma fuente que yo, ese me va a entregar.
El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre será entregado: más le valdría no haber nacido!».
Judas, el que lo iba a entregar, le preguntó: «¿Seré yo, Maestro?». «Tú lo has dicho», le respondió Jesús.

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

La entregada no es lo mismo que la entrega.

1) Judas: Es un hombre que espera la ocasión para entregar a Jesús. Sus días no los pasa para conocer más de Jesús, sino para ver cómo se lo saca de su vida. Cuántas veces lo tenés cerca a Jesús de vos y en vez de conocerlo más, te le escapas. Sino, mirá que tenés una Iglesia cerca casa, cinco cuadras… y otros tienen misa una sola vez al año. No lo entregues más bien entregate a él.
2)Los discípulos: Ante el anuncio de Jesús comienza la mirada sospechosa y el querer quitarse culpa. Vos también podés pasar por ese tipo de conciencia escrupulosa, en donde te haces medio perseguido de la vida y en donde cada anuncio que se hace crees que se refiere a vos. No seas tan perseguido, mira que el mundo existe antes que vos y seguirá después que vos.
3) Tu lo has dicho: Cada uno sabe de sus límites. Vos sabes si las cosas las haces por vos mismo o para el aplauso de los demás. En esta Semana Santa date cuenta que la clave es ser entregado a Dios y no entregarlo atado a Dios a otro. Dios da la vida por vos.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: