Inicio Meditación Diaria Mateo 6,24-34

Mateo 6,24-34

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo-6,24-34

Evangelio según San Mateo 6,24-34.

Dijo Jesús a sus discípulos:
Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.
Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?
Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos?
¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida?
¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer.
Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos.
Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!
No se inquieten entonces, diciendo: ‘¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?’.
Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan.
Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.
No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.

Inscríbete en el Seminario. Cupos limitados

¡Tu Señor!

1) Austeridad: La palabra pobreza fue usada de una manera abusiva, por eso quiero proponerte la palabra austeridad. Ser austero es saber vivir con lo que se siente y buscar los elementos para vivir bien; lo material sirve para vivir, pero el problema es cuando vivís para las cosas materiales o por las cosas materiales. Cuando ya vivís preocupado por cosas materiales más que tu familia o tu salud o tu propia plenitud ya estamos en un gran problema.

2) Libertad: No dejes que te tome aquel asfixiante estructuralismo; esa situación que te lleva a vivir pegado a un sistema que te chupa, te absorbe y ya no te deja ser vos; hoy pedí a Jesús ser auténtico y es allií que descubrirás qué cosas son las que te sirven para tu vida y qué no.

3) Preocupación: Aprende a confiar, a entregar tu vida en las manos de Dios. Como decía Charles de Foucauld:
«Padre,
me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras,
Sea lo que sea, te doy gracias.
Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo más, Padre.
Te confío mi alma,
te la doy con todo mi amor.
Porque te amo
y necesito darme a Ti,
ponerme en tus manos,
sin limitación, sin medida,
con una confianza infinita,
porque Tú eres mi Padre»

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: