Inicio Meditación Diaria Juan 14, 7-14

Juan 14, 7-14

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan 14, 7-14

Evangelio según San Juan 14,7-14.

Jesús dijo a sus discípulos:
«Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto».
Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta».
Jesús le respondió: «Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: ‘Muéstranos al Padre’?
¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.
Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.
Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre.»
Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.»

 

 

 

María de Fátima, ruega por nosotros.

Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Fátima

1) En 1917, en el momento de las apariciones, Fátima era una ciudad desconocida de 2.500 habitantes, situada a 800 metros de altura y a 130 kilómetros al norte de Lisboa, casi en el centro de Portugal. Hoy Fátima es famosa en todo el mundo y su santuario lo visitan innumerables devotos. Es por ello que la primera enseñanza que sacamos es que de lo más pequeño que uno tiene Dios lo enriquece y da una riqueza de tu pequeñez para todo el mundo. Vos tenes «un Fátima» en tu corazón, convertí tu vida en un santuario de Dios.

2) Allí, la Virgen se manifestó a niños de corta edad: Lucía, de diez años, Francisco, su primo, de nueve años, un jovencito tranquilo y reflexivo, y Jacinta, hermana menor de Francisco, muy vivaz y afectuosa. Tres niños campesinos muy normales, que no sabían ni leer ni escribir, acostumbrados a llevar a pastar a las ovejas todos los días. Niños buenos, equilibrados, serenos, valientes, con familias atentas y premurosas. Fíjate que para seguir a Dios hay que ser normales y sencillos. No tengas miedo de lo que diga la gente de vos y los prejuicios que tengan de vos, vos seguí a Dios y hace lo que Dios te pida.

3) Los tres habían recibido en casa una primera instrucción religiosa, pero sólo Lucía había hecho ya la primera comunión. Dios no mira apariencias o curriculum religiosos sino que te elige por que se le da la gana. Feliz día de la Virgen!!!

 

 

Clic para descargar el audio

 

NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA 

 

Tu Colaboración es importante para ayudarnos a mantener esta página
¡
Que Dios te bendiga!  

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: