Inicio Meditación Diaria Lucas 18, 35-43

Lucas 18, 35-43

por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 18,35-43.

Cuando se acercaba a Jericó, un ciego estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna.
Al oír que pasaba mucha gente, preguntó qué sucedía.
Le respondieron que pasaba Jesús de Nazaret.
El ciego se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!».
Los que iban delante lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!».
Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando lo tuvo a su lado, le preguntó:
«¿Qué quieres que haga por ti?». «Señor, que yo vea otra vez».
Y Jesús le dijo: «Recupera la vista, tu fe te ha salvado».
En el mismo momento, el ciego recuperó la vista y siguió a Jesús, glorificando a Dios. Al ver esto, todo el pueblo alababa a Dios.

 

Cada vez que visitas a nuestros anunciantes estás ayudando a Misioneros Digitales

 

Levantate.

1) Un ciego: Era una persona sin fuerzas, pero que sobretodo no tenía esperanza, estaba sentado en el camino, en la orilla. Es reflejo de aquel que ya se da por vencido en la vida, no lucha ni camina por su vida, mira cómo todo pasa pero no interviene. Hoy, capaz que por todo lo que venís viviendo en el año, no tengas ganas de seguir caminando, porque te pasaron tantas cosas que ya no ves. ¿hoy, sos un caminante de la vida? ¿O ves pasar la vida?
2) Callate: Lo quieren hacer callar, la multitud quiere callarlo. Hoy, capaz que la cantidad de cosas que tenés te quieren hacer callar tu encuentro con Dios. Es cuando la falta de tiempo no te deja nada para hablar con Dios. Escuchar a Dios.
3) Señor, que vea: Hoy pidamos a Jesús poder ver. Tu vida es una búsqueda de la verdad y hay que aprender a ver lo que pasa a tu alrededor y lo que sucede en vos. Hoy, Dios quiere hacerte ver que está con vos.

 

 

 

Clic para descargar el audio

 
Misioneros Digitales Donaciones
 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: