Inicio Meditación Diaria Lucas 5,27-32

Lucas 5,27-32

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-5,27-32

Evangelio según San Lucas 5,27-32.

Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví, que estaba sentado junto a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: «Sígueme».
El, dejándolo todo, se levantó y lo siguió.
Leví ofreció a Jesús un gran banquete en su casa. Había numerosos publicanos y otras personas que estaban a la mesa con ellos.
Los fariseos y los escribas murmuraban y decían a los discípulos de Jesús: «¿Por qué ustedes comen y beben con publicanos y pecadores?».
Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: «No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos.
Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

La clave es salir a buscar al perdido y no esperarlo.

1) Salió: Es el primer verbo que encontramos en el evangelio. Jesús sale, no se queda en la casa a esperar. Muchas veces vos y yo nos quedamos en la parroquia esperando al hermano, al final pescamos en la pecera, somos los mismos. En esta Cuaresma salí y busca al hermano, hay gente que necesita de Dios, no te dejes llevar por el prejuicio. Salí, deja de quedarte en la sacristía o en el museo de tu casa. También salí de tu círculo cerrado, busca otros compañeros de vida, abrite al otro, ya deja de ser una persona tan cerrada y miedosa de que la conozcan. El que te quiera te tiene que querer como sos. Salí y abrite al otro porque el otro es un don de Dios para vos.

2) Vió: El segundo verbo que encontramos aquí es ver, la capacidad de mirar al otro y de no ignorarlo. No te hagas el tonto como payaso que se golpea en serio. Asumí al hermano, ese que está hoy tirado y golpeado es tu hermano, hoy ese hermano esta tirado y golpeado pero mañana podés ser vos, nunca digas de esa agua no he de beber. Mira a tu alrededor y fijate bien de quien tenes frente tuyo.

3) Le dijo: «sigueme»: Jesús hoy te enseña que él no mira el curriculum vitae de nadie, él busca salvar al hermano. De pecador público, pasa a ser un seguidor público. Yo también soy un pecador seguidor público, vos también sos un pecador seguidor público. Por tanto le agradezcamos a Dios que nos eligió para que lo siguieramos. Seguilo a Dios pero no te olvides que fuiste y sos pecador, no sos seguidor inmaculado por lo tanto no juzgues a tu hermano.

Visita el especial de Cuaresma

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio
Un año con Jesús

Start writing or type / to choose a block

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: