Inicio Meditación Diaria Juan 4,43-54

Juan 4,43-54

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan-4,43-54

Evangelio según San Juan 4,43-54.

Jesús partió hacia Galilea.

El mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo.
Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta.
Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaún.

Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a curar a su hijo moribundo.
Jesús le dijo: «Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen».

El funcionario le respondió: «Señor, baja antes que mi hijo se muera».
«Vuelve a tu casa, tu hijo vive», le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino.

Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y leanunciaron que su hijo vivía.

El les preguntó a qué hora se había sentido mejor. «Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre», le respondieron.

El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vive». Y entonces creyó él y toda su familia.

Este fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Visita el especial de Cuaresma

Lo siguieron.

1) Galilea: Es el lugar que lo tenían por loco, pero con lo que había hecho pasó a ser un influencer. Esto te ha de pasar a vos y a mí, en donde nuestros más cercanos no nos creen lo que somos o decimos, sino lo que hacemos o fama que adquirimos. Tienes que ser consciente que en la vida hay personas que te tachan, pero después cuando adquirís cierta fama o prestigio te buscan y te aceptan. Que estas cosas no te embronquen, ni te lleve a amarguras, hace como hizo Jesús, a él no lo detuvo nada de eso, siguió adelante. Hasta podría haber dicho «aquí está el loquito» o «ah ahora vienen», Jesús siguió haciendo lo que tenía que hacer. Vos hacé lo que tengas que hacer, porque los que hoy te alaban, mañana te critican y los que hoy te critican mañana te alaban, pero vos no vivís de comentarios sino de acciones.

2) Había dicho: Jesús da una respuesta ante el pedido. Es un padre desesperado, aquí no aparece el cargo ni prestigio, es un padre que necesita ayuda ante la desesperación. Vos no dejes de pedirle a Jesús, él no es indiferente, recurrí a él.

3) Lo siguieron: Este hombre, con el milagro empieza a seguirlo con toda su familia. Me pongo a pensar en cuántas personas que conocí y que hoy veo una presencia de Dios en sus vidas y familias. Espero que puedas ver los milagros que Dios hace en vos y juntos llevamos a muchas familias.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio
Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: