Inicio Meditación Diaria Juan 10,27-30

Juan 10,27-30

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan-10,27-30

Evangelio según San Juan 10,27-30.

Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen.
Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos.
Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre.
El Padre y yo somos una sola cosa».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

¡Somos suyos!

1) Mi voz: Escuchar a Jesús es todo un proceso. Así como la oveja hace un proceso y hay un proceso para que reconozca la voz del dueño, vos y yo tenemos un proceso en nuestras vidas para reconocer a Jesús y escucharlo. Hasta me animo a decirte que hay muchos que aún no lo escucharon o no lo reconocen, como también hay otros que están en el rebaño y lo siguen pero no lo escucharon. El que puedas interiorizar a Jesús implica que sepas cómo es la cuestión, la oveja tiene que reconocer que es oveja y saber que el pastor es pastor; al criollo te diria «Dios es Dios y vos sos vos», a no ponerse la chaqueta que no te corresponde y reconoce que tenés que escucharlo.

2) Les doy: Jesús viene a dar vida y una vida eterna. Quiere que vivas que estés más vivo que nunca. Porque el que verdaderamente escucha a Jesús y está junto a él tiene que tener y dar vida. Los que siguen a Dios están llamados a amarla a la vida, disfrutarla (sé que hay cosas dolorosas) pero que le meten para adelante. Creo en ese cristiano que lo tiene a Cristo y lo tiene bien metido en su pecho, que nunca se ve derrotado por las cosas que pasan. Vos sos un águila no una gallina, Dios te dió alas grandes para volar. No te quedes mirando el suelo.

3) Somos uno: Es a esto lo que se nos invita a caminar y rezar. A ser uno, la gran crisis que vive la Iglesia no es la falta de sacerdotes, los abusos, los escandalos; la gran crisis es la desunión que hay entre nosotros, el tirarnos piedras entre nosotros. El querer ser que todos seamos cacique y que nadie sea indio. El querer marcar un poder entre nosotros liquidando al otro. Somos una Iglesia servidora, no sirvienta. Somos del buen pastor, somos todos de él, el que piensa igual a mí, como el que piensa distinto a mí. Hoy, en todo el mundo se reza por las vocaciones sacerdotales y religiosas; pidamos al Pastor que nos de pastores según su corazón. Para que juntos vayamos al cielo, porque hasta el cielo no paramos.


Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Paula mayo 12, 2019 - 1:23 am

Feliz día del buen Pastor, querido padre Luis que Nuestro Señor lo guíe por el buen camino y lo colme de bendiciones. Siempre está en mis oraciones 😇🙏😇

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: