Inicio Meditación Diaria Lucas 1,57-66.80

Lucas 1,57-66.80

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-1,57-66.80

Evangelio según San Lucas 1,57-66.80.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre;
pero la madre dijo: «No, debe llamarse Juan».
Ellos le decían: «No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre».
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.
Este pidió una pizarra y escribió: «Su nombre es Juan». Todos quedaron admirados.
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.
Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea.
Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: «¿Qué llegará a ser este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él.
El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel.

Inscríbete en el Seminario. Cupos limitados

¿Qué será de este niño?

1) Isabel: Es dura la historia de Isabel ya que es considerada como maldecida, no tuvo hijo. Además la vergüenza que la atrapa por la mirada de tantos que la rodean. Cuántas veces te habrá pasado o te pasa que te toma el miedo y la vergüenza porque sentís que has fracasado o que no salieron las cosas como te las imaginaste. Isabel ya entrada en años queda embarazada porque para Dios no hay nada imposible. Hoy te lo recuerdo «para Dios no hay nada imposible», así que a pechuguearla y seguir, porque nada está perdido.

2) Zacarías: La figura de un hombre metido en lo religioso, sacerdote, pero que duda y no entiende el plan de Dios. Cuántos hay que son religiosos pero que las dudas y los miedos toman y los hace padecer en el día a día. Pero Dios varias veces los deja mudos. Cuántos Zacarías hay alrededor tuyo que vieron tantas obras de Dios, tantos milagros, pero sin embargo dudan.

3) Juan Bautista: Aquí vemos con esta historia que en el que tiene fe no es todo 2+2=4. Aquí no hay fórmulas. Aquí es vivir el día a día y comprender que Dios sigue obrando con grandeza en tu vida y que hace de vos un instrumento, para que aquel que te conozca pueda por medio tuyo alabar a Dios.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: