Inicio Meditación Diaria Lucas 12,49-53

Lucas 12,49-53

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-12,49-53

Evangelio según San Lucas 12,49-53. 

Jesús dijo a sus discípulos: 
«Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!
Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente!
¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división.
De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres:
el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

El ardor de Dios.

  1. Fuego: Si hay algo que nos toca a los cristianos de cerca es la tibieza. El comenzar embalado y entusiasmado con algo pero, con el tiempo y con la falta de resultado inmediato, comenzamos a hacernos tibios y trabajamos a media máquina o nos desmotivamos. Esto nos pasa con la misa, con la oración, incluso con estos audios que capaz que hasta ya te tengo harto y llegas a decir «¡me llega por todos lados los audios del curita tucumano este!» En fin… cuando uno cae en esta tibieza, pierde ese ardor de entrega y de encuentro porque uno se aisla y se descuida hasta de sí. Jesús a estas alturas ve que los apóstoles están perdiendo la motivación, como que ya no están a full; por eso pide fuego y que arda. Hoy pidamos por una Iglesia que se ponga las pilas, que salga; tenemos que seguir porque Cristo está vivo y nuestro Dios existe, ¡vamos! A no bajonearse porque vos podés y Jesús está pidiendo por vos a su Padre Dios que mande su Espíritu para que ardas y seas un motivador en esta vida. ¡Vos sos un pura sangre! ¡Sos un gigante de la vida! Tenés todo para ser feliz! Tenés un corazón que late y gente que te quiere. Vos tenés que arder, porque te necesitamos fuerte y a pura máquina.
  2. Un bautismo: El bautismo lleva a un antes y un después, es una decisión de vida. Uno se angustia cuando no se decide y cuando no sabe qué opción tomar, pero también se angustia ante tanta ansiedad y falta de resultado. Yo te quiero resumir una frase que me ayudó en el momento más duro de mi vida y la cual, una persona que quiero mucho, siempre me la repite cuando estoy por volver a caer: «algo bueno está por venir». Hoy te quiero compartir esta frase que es mi bastón, porque a vos también te puede ayudar. Cuando sientas angustia o dolor o aflicción sólo repetí: «algo bueno está por venir».
  3. División: Sabemos que el cristianismo es una opción de vida. Y más en estos tiempos que vivimos tenemos en claro que hay división de posturas ante los cambios de vida que estamos teniendo. Porque el cristianismo se insertó desde un principio en una cultura y en una sociedad donde Cristo no estaba. Hoy en muchas culturas y en muchas sociedades Cristo no está, pero recordá aquella frase que mencionaban sobre los primeros cristianos: «están en el mundo pero no son del mundo. Viven en esta tierra pero son ciudadanos del cielo». (Carta a Diogneto por si te interesa googlearlo). En fin, no dividas con tu religión, sino comparte siempre con todos, incluso con los que piensan distinto, sabiendo que les respetas su modo de vivir y su modo de pensar para que también ellos respeten tu cristiandad. Los cristianos somos testigos de Cristo, no barras bravas de Cristo.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Danisa Acevedo agosto 19, 2019 - 9:28 am

A mi me cansa sus evangelios alcontrario me ayuda mucho padre no decaiga nunga y ese fuego necesitamos vamos q hasta el cielo no paramos

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: